Las denuncias ante la AAK, respecto un Instructor que no cumple con los «Estándares de Seguridad» realizadas por un colega o por un alumno, son un modo de defender las Normas y Recomendaciones AAK para la Práctica Segura y Responsable del Kiteboarding, a las que ha adherido voluntariamente.
En dichos estándares no solo se dignifica el ejercicio de la profesión de Instructor de Kite con Matrícula AAK, sino que constituyen un «paraguas» de responsabilidad que nos protege. Si hacemos las cosas bien y si nos respaldan los «feedbacks» del 100% de los cursos que dictemos.
Aplicarlos es la manera más directa de minimizar riesgos de accidentes. En muchas circunstancias tal vez nos preguntamos «que puedo hacer yo» para ayudar a que se hagan las cosas bien, que no haya frustraciones ni accidentes, la respuesta es prevenir, denunciando estas situaciones.
Un alumno que se inicia deportivamente con estos criterios y Programa de Cursos AAK, seguramente va a hacer el camino más directo para aprender sin «pagar derechos de piso» (dicho en forma muy superflua) y disfrutando desde el principio de esta impresionante actividad.
La opción de hacer las cosas mal, no solamente «es un mal negocio» en lo personal, sino que es fácilmente detectable a través de fotos y vídeos subidos por los alumnos y los propios instructores a las redes sociales. Constituye las causales que nos pueden quitar «credibilidad» como institución o responsabilidad como Instructor, ante una demanda que pueda sufrir un Instructor Matriculado AAK.
Este formulario se utiliza para un primer contacto, sintetizando objetivamente las situaciones que se van a denunciar. Toda esta operatoria y la denuncia en sí es totalmente confidencial. Luego de iniciado el contacto se deberá brindar mayor detalle a la denuncia, adjuntos fotos o videos.
DENUNCIA CONFIDENCIAL A INSTRUCTORES (Hacer clic aquí)